Todo sobre Río

¡Río es todo y mucho más!
(por Luiz Caversan, da Folha de S. Paulo)

287ampliEs redundante estar aquí diciendo discursos hermosos sobre las playas, el mar, el aire puro, el cielo azul, el magnífico espejo de la Laguna Rodrigo de Freitas, el Cristo ahí arriba cuidando de todo, el Pan de Azúcar , imponente y siempre presente, como que para decir, sí, es aquí que vive la belleza de Brasil.

Nos gustaría decir lo bueno que es pasar un largo feriado en el Río. ¿Sabe por qué? Es que, por increíble que pueda parecer, una gran parte de los cariocas se van de la ciudad y dejan toda aquella maravilla para quien llega dispuesto a disfrutar uno de los mayores caprichos del Creador en todo el planeta.

Si usted va a Río de vacaciones, o si va a estar por lo menos un fin de semana, no se sorprenda con tanta belleza. Haga sus planes y sólo siga estos diez consejos:

1. El domingo o feriado, camine por la avenida que acompaña toda la orilla del mar . De Leblon hasta el final de Copacabana, en Leme, es un grande, harmonioso, delicioso ir-y-venir de gente de todo tipo, que aprovecha la ausencia de tráfico (los coches son prohibidos de circular en la orilla del mar esos días), en un “jogging” que se convirtió en uno de los espacios más democráticos que se ha podido ver y disfrutar en la vida.

2. Vaya a la playa, cualquier una de ellas, de preferencia Ipanema / Leblon,212amplide donde se puede ver la magnificencia más emocionante de la colina de los Dos Hermanos (infórmese sobre las condiciones del agua antes de entrar en el mar y si está vetada para el baño, no hay problema: tome el sol y después báñese en uno de los muchos puestos de rescate existentes a lo largo de la orilla.

3. El sábado, domingo o feriado, alquile un coche o, tome un taxi ( negocie mucho) llame a un amigo y vaya a las Paineiras. Este sitio es un hermoso caminito que contornea toda la ladera del Corcovado / Sumaré, de donde se puede ver toda la zona sur de la ciudad, incluyendo especialmente la Laguna y el Jardín Botánico. Mientras usted camina bajo la sombra de los árboles típicos del bosque Atlántico (replantadas), con suerte, podrá ver un mono(prego) o mico con sus crías, hay también mariposas y pájaros de sobra. El coche se queda aparcado junto a la subida del Cristo Redentor mientras usted disfruta y ejercita las coronarias. Ah, vaya con su traje de baño debajo de los pantalones cortos, porque hay al menos tres deliciosas caídas de agua para el baño.

4. Si usted va al Jardín Botánico y sólo pasea por la avenida de las palmeras imperiales y visita el vivero de las brómelas tendrá garantizada la prosperidad para toda la semana siguiente. Pero no se quede sólo ahí. Salga a pie y investigue todas las maravillas de uno de los más bellos jardines botánicos del mundo, creación de D. Juan VI, que se ha puesto cada vez más deslumbrante desde el Imperio hasta ahora .

5. Vaya a caminar por el sendero alrededor de la laguna Rodrigo de Freitas. La vuelta cuenta con 7 km de largo, pero no necesita tanto. Elija una de las partes, de preferencia el lado de Ipanema,029amplique es de donde usted tiene la mejor vista del Bosque de Tijuca (donde Paineiras, el Cristo y el Jardín Botánico se encuentran).

6. Si usted está dispuesto a hacer colas vaya a la montaña del Pan de Azúcar y al Cristo porque llegando allí se piensa que el esfuerzo ha merecido la pena: se trata de dos de las visitas más interesantes que es posible tener de una metrópoli, al menos para el que no cree que sólo existen París y Nueva York en el mundo.

7. En una de las esquinas de la plaza, de donde sale el teleférico al Pan de Azúcar, en la Praia Vermelha en Urca, hay una escuela y a su lado se inicia la pista Claudio Coutinho dónde los soldados del Ejército en tiempos pasados hacían carreras y hoy día se encuentra abierto al público. Está situado en la ladera de la montaña del Pan de Azúcar, entre las gigantescas rocas y el mar. Es asombroso y único.

8. Río tiene los mejores trajes de baño del país. Se pueden encontrar en los shoppings más elegantes de la ciudad como en São Conrado Fashion Mall, en São Conrado, o en las numerosas tiendas que hay en muchas galerías existentes en Ipanema y Leblon. Caminar por la calle Visconde de Pirajá al rededor de el n º 500, usted se va a sorprender con todo lo que va a encontrar, incluyendo el arte y artículos para el hogar, que no se ve fácilmente en otras ciudades.134ampliEn Leblon, asegúrese de visitar el Centro de Diseño de Río, ubicada en la planta baja de un enorme apart-hotel redondo y con vidrios negros. Las tiendas de muebles y objetos – nacionales e importados – son muy buenas y hay una feria de antigüedades en los pasillos todos los domingos.

9. Encuentre un amigo carioca y pídale que lo lleve a la Lapa. Allí usted encontrará desde las “raves” de la Fudição Progresso (música tecno para la noche por completo) hasta “Samba Carioca da Gema”, pasando por una infinidad de bares y ritmos, en un paisaje que a veces recuerda el Brasil colonial, y los tiempos Getúlio Vargas. La época moderna también está presente. Y, mejor no ir solo.

10. Esta pequeña lista de sugerencias no trae cualquier dirección para que usted ejercite una de las cosas256amplique a los “cariocas”, más les gusta hacer: hablar. Por lo tanto, cuando usted decida ir a algunos de los lugares mencionados, sólo hay que pedirlo. En el hotel, en la calle, en la playa, en el quiosco de coco fresco, en el bar de la esquina, o a un transeúnte. En general, a la gente le encanta dar información detallada. Como en cualquier lugar en el mundo, no confíe completamente en los conductores de taxi, pero esté seguro de que si hay un lugar en el que la antigua cordialidad y la hospitalidad brasileña aún sobreviven, este lugar es Río de Janeiro.

  • Visitantes

  • Noticias

  • Royal Rio on twitter

Los Sonidos de Río

Idioma

    EnglishEspañolPortuguês


Testimonio de clientes

¡Royal Río Suporte Executivo” me proporcionó el mejor servicio que he experimentado en mi vida! ¡Yo los recomendaría a cualquier persona que viaje a Río!Rene H Christensen - Dinamarca